Nube de etiquetas

Abstracción Acumulación Agua Anarquismo Animal Antigüedad Apropriación Arcilla Arma Arquitectura Blanco y negro Bodegones Celebridad Cemento Cielo Ciudad Coche Collage Colonización Columnas Comida Conflicto Construcción Contenedor Crimen Cuerpo Cárcel Cómic Deportes Desnudo Destrucción Dibujo Edición Escultura Espacio Espacio público España Espejo Exclusión social Familia Ficción Figura Flor Flyer Fotografía Fotoperiodismo Geometría Guerra Identidad Inmigración Instalación Institución Interior Jardín Juventud Libro Lima LiMac Luz Mantos Mapa Mar Mobiliario Monocromo Muerte Mural México Música Noche Okupa Paisaje Performance Periódico Perú Pintura Política Poster Precolombino Protesta Psicogeografía Publicidad Punk Puntos Página Religión Reticula Retrato Ruina Ruta Souvenir Surealismo Terrorismo Texto Urbanismo Vacio Ventana Vista de exposición Vivienda Vídeo ÁrbolVer todas las etiquetas

Préstamo Bienal São Paulo

Cat. Octubre

Página 9
Página 9
Página 10
Página 10
Página 11
Página 11
Página 12
Página 12
Página 13
Página 13
Página 13b
Página 13b
Página 15
Página 15
Página 17
Página 17
Página 16
Página 16
Página 18
Página 18
Página 19
Página 19
Página 20
Página 20
Página 20b
Página 20b
Página 21
Página 21
Página 22
Página 22

Vistas de exposición

Vistas de exposiciones
Vistas de exposiciones

Info

La 29 Bienal de São Paulo se desarrolló en base a las numerosas maneras de entender política y arte. Una sala de la exposición reunía obras que trataban la figura del héroe, del revolucionario o del bandido y sus repercusiones con los estados gobernantes.

Durante los años 70 esta figura tuvo un impacto crucial en la sociedad y sobre los artistas. Dentro de ellos, las pinturas de Gerhard Richter sobre el grupo de lucha armada Baader-Meinhof (pintadas en 1987, 10 años después de su muerte) cuestionaba la relación que la gente tiene con la imagen y la historia. Originalmente pintadas a partir de imágenes de prensa que ilustraban la vida y muerte de los integrantes de la banda, las pinturas resultantes eran inmediatamente reconocidas por los alemanes.

El Museo de Arte Moderno de Nueva York, poseedora de esta serie, no pudo prestar las pinturas de Gerhard Richter para la bienal. Ya que la curaduría necesitaba estas pinturas para establecer un diálogo con otras significativas obras de artistas brasileños, el LiMAC fue solicitado para prestar obras del Catálogo Octubre, 18, 1977  parte de su Colección página.

7 de las 15 obras fueron prestadas por el LiMAC. Pintadas a partir del catálogo Octubre, 18, 1977 fueron expuestas con obras que contradicen el control estatal mediante la acción directa, como: Quem matou a Herzog (¿Quién mato a Herzog?) de Cildo Mereiles, Seja Marginal Seja Herói (Sea marginal Sea un heroe) de Hélio Oiticica, y Uma semana de outubro:77 (Una Semana de Octubre: 77) de Arturo Barrio.

En el contexto de una exposición sobre política, la presencia de obras de la Colección Bamba, muestra la posibilidad de acceder a obras originales sin la presencia de éstas. En esta sala, la figura del héroe se encuentra en un terreno turbio donde se cuestiona su construcción.

LiMAC

———————————————

Texto para sala en la Bienal de São Paulo

Esta sala reúne un conjunto de trabajos que interrogan el poder del Estado en dos situaciones distintas, aunque de alguna manera similares: Alemania y Brasil durante mediados de la década de 1960 y la década siguiente. La primera es una democracia establecida mientras la segunda vive bajo una democracia militar.


En Alemania, el Estado democrático reacciona enérgicamente a las acciones de Baader-Meinhof – un grupo de lucha armada contra el gobierno alemán -, quienes son encarcelados y más tarde hallados muertos. En Brasil, el Estado dictatorial reaccionó de manera violenta a toda y cualquier resistencia, haciendo uso de la tortura y la exterminación de sus oponentes incluso cuando no había ninguna prueba de conspiración, como en el caso del periodista Vladimir Herzog.

En las dos situación, sin embargo, el Estado alemán y brasileño negaron el uso de la violencia, atribuyendo a sus opositores una responsabilidad inmediata de su destino. Aparecidos muertos en sus celdas, los miembros del Baader-Meinhof y Vladimir Herzog fueron examinados y declarados suicidas, aunque muchas evidencias mostraron lo contrario.

Estas posturas de Estado, en ambos casos, muestran prácticas antiguas de aniquilación al contrario (de manera activa o por negligencia), las cuales hacen víctiimas a todos aquellos que no están de acuerdos con la organización social en vigor en el momento y lugar dado.

(© 29 Bienal de São Paulo)

Escribir un comentario