Nube de etiquetas

Abstracción Acumulación Agua Anarquismo Animal Antigüedad Apropriación Arcilla Arma Arquitectura Blanco y negro Bodegones Celebridad Cemento Cielo Ciudad Coche Collage Colonización Columnas Comida Conflicto Construcción Contenedor Crimen Cuerpo Cárcel Cómic Deportes Desnudo Destrucción Dibujo Edición Escultura Espacio Espacio público España Espejo Exclusión social Familia Ficción Figura Flor Flyer Fotografía Fotoperiodismo Geometría Guerra Identidad Inmigración Instalación Institución Interior Jardín Juventud Libro Lima LiMac Luz Mantos Mapa Mar Mobiliario Monocromo Muerte Mural México Música Noche Okupa Paisaje Performance Periódico Perú Pintura Política Poster Precolombino Protesta Psicogeografía Publicidad Punk Puntos Página Religión Reticula Retrato Ruina Ruta Souvenir Surealismo Terrorismo Texto Urbanismo Vacio Ventana Vista de exposición Vivienda Vídeo ÁrbolVer todas las etiquetas

Percherones, huesos y otras cosas que se apoyan contra la noche

Vistas de exposición

Vistas amplias
Vistas amplias
Pared I
Pared I
Pared II
Pared II
Pared III
Pared III
Flyer
Flyer

Obras

San Francisco
San Francisco
La nevada
La nevada
Certidumbres I & II
Certidumbres I & II
Tienes que...
Tienes que...
Percherones y huesos
Percherones y huesos

Texto

La pintura de Elvira Poxon parte de fuentes aparentemente cotidianas; lugares, animales y personas que emiten una cierta familiaridad, un ambiente que gravita latente en la periferia de los sentidos. La artista trabaja dentro de un límite temporal. Empieza y acaba cada obra en un día, mientras los colores no se vean afectados por su oxidación. Al igual que la piel de los seres vivos o la pátina de los objetos, la superficie de su pintura nos da pistas de las historias que oculta. Esta factura testifica la frágil y cruda construcción de una imagen, como la de una huella en un terreno seco y quieto, a la espera de interpretaciones múltiples.

Lejos de brillos cegadores, la trama de la tela y de la historia se detiene justo antes de que se acabe la luz, habita dentro una sombra calida, profunda y firme en donde la visión se adapta a una realidad que no puede ser sobreexpuesta. Elvira Poxon rebusca en la base de la condición humana: esa extraña capacidad de aguantarlo casi todo; a veces como caballos percherones dispuestos al sacrificio solo por subsistir y otras veces como los santos por merecer la gloria eterna.

Escribir un comentario